Estamos actualizando este sitio en el marco de las regulaciones específicas provinciales. A fin de que la comunidad educativa pueda acceder a los contenidos de su interés, esta plataforma estará habilitada de manera provisoria hasta tanto se culminen las adecuaciones pertinentes.

Desarrollo Curricular

Lenguas y Comunicación/ Lengua y Literatura
ENSEÑAR Y APRENDER
El lenguaje, matriz constitutiva de la identidad individual y social, es la actividad humana que media todas las demás y, en este sentido, medio privilegiado de conocimiento de la realidad social y natural y de interacción con ella. Son estas prácticas de y con el lenguaje - a través de las cuales el sujeto significa el mundo, lo aprehende y se vincula con los demás- las que constituyen el objeto de enseñanza-aprendizaje de nuestra disciplina, ya que son ellas las que contextualizan los procesos de comprensión y producción, estableciendo ciertas dinámicas, convenciones sociales y pautas de interacción e inscribiendo determinadas marcas en los textos que circulan en cada una de ellas. Por eso, en la escuela, la mera instrucción lingüística - que sólo provee un saber declarativo acerca de las unidades y reglas de funcionamiento de la lengua- no alcanza para satisfacer el propósito de favorecer la constitución plena de sujetos hablantes. Las prácticas sociales y culturales de /con lenguaje sólo se aprenden mediante la participación en continuas y diversas situaciones de oralidad, lectura y escritura, contextualizadas y con sentido personal y social para los estudiantes.
En consecuencia, los diferentes modos de leer, interpretar, difundir, compartir y escribir los textos y las diversas maneras de participar en los intercambios orales propios de los distintos ámbitos (personal, familiar, social, académico, laboral, etc.) constituyen la referencia principal para determinar y articular los aprendizajes prioritarios y las prácticas de enseñanza para esta disciplina en los distintos niveles del sistema educativo.
La Literatura constituye, en el campo disciplinar, un dominio autónomo y específico. Si bien su materialidad es el lenguaje, no puede ser considerada, únicamente, como una más de sus realizaciones. Como afirma Teresa Colomer, “las formas de representación de la realidad presentes en la literatura –en todas las variedades a las que ha dado lugar (…) proyectan una nueva luz que reinterpreta para el lector la forma habitual de entender el mundo. El texto literario ostenta, así, la capacidad de reconfigurar la actividad humana y ofrece instrumentos para comprenderla.” En consecuencia, la diversidad de soportes de lo literario debe tener una presencia fuerte en la escuela ya que su frecuentación no sólo enriquece el horizonte cultural de los estudiantes, sino que amplía los universos de significación desde los cuales leer la propia historia, la de la comunidad, la del tiempo- espacio que cada uno habita, pero también el que poblaron otros, antes y en muy diversos territorios.